Se suspendió la sesión para tratar el proyecto de humedales por pedido de varios gobernadores,Chaco con un 60 por ciento de la población está vinculada a la forma de vida del humedal

Se suspendió la sesión para tratar el proyecto de humedales por pedido de varios gobernadores,Chaco con un 60 por ciento de la población está vinculada a la forma de vida del humedal

El grupo de diputados que pretende aprobar un dictamen “exprés” de un proyecto de regulación del uso del territorio categorizado como humedal, con el propósito de que el mismo se transforme en ley antes de fines del presente año, deberá esperar porque se encontró con la oposición de los principales gobernadores argentinos.

El plenario de comisiones previsto para este jueves en la Cámara de Diputados, en el cual el bloque del Frente de Todos esperaba obtener un dictamen del proyecto sobre humedales avalado por el diputado oficialista Leonardo Grosso, fue postergado hasta nuevo aviso porque muchos gobernadores exigieron que se organice una sesión especial en la cual puedan exponer sus opiniones sobre la materia.

Si bien algunas pocas voces,como este portal vienen alertando hace tiempo sobre el impacto desfavorable que tendría el proyecto oficialista de humedales sobre la producción, las economías regionales y, en última instancia, la economía argentina, la mayor parte de los integrantes del ámbito político no tenía el tema en el “radar” en función de las muchas urgencias que deben atender en la “previa” de un año electoral.

En ese sentido, la sesión informativa organizada el martes pasado por el titular de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, Ricardo Buryaile, resultó clave para que investigadores del INTA y científicos argentinos pudiesen exponer los peligros contenidos en el proyecto oficialista del FDT.

Desde el INTA “La mayor parte de los proyectos que se presentaron van en contra de los sistemas productivos en los humedales”. Así lo afirmó hoy Gerardo Mujica, asistente del Centro de Investigación de Recursos Naturales del organismo, durante una exposición realizada en el ámbito de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados.

El investigador del INTA remarcó, por ejemplo, que los humedales son esenciales para desarrollar la actividad pecuaria en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Chaco y Formosa. También son imprescindibles para la producción de fruta de pepita en Mendoza, Neuquén y Río Negro.

“En la provincia de Chaco el 60% de la población está vinculada directa o indirectamente a la forma de vida del humedal; en el caso de Corrientes, el 41% de la gente y el 55% de la ganadería está en humedales”, informó a los diputados presentes en el evento convocado por Ricardo Buryaile, presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja.

Con esa evidencia “sobre la mesa”, los chats de gobernadores estuvieron al rojo vivo, dado que los máximos jefes de las jurisdicciones de base agropecuaria y minera –más allá del color político– comprendieron que lo que se estaba cocinando en el Congreso representa una amenaza estratégica.

Por otra parte, algunos gobernadores de provincias clave dieron mandato a los legisladores de sus espacios partidarios para no apoyar el proyecto promovido por Grosso, lo que representa un desafío para los impulsores de la iniciativa, pues, aún con dictamen favorable, podrían no contar en la Cámara baja con la mayoría necesaria para aprobar el proyecto.

En los hechos, los impulsores del proyecto oficialista de humedales, que propone la posibilidad de que la Nación determine vastas áreas del territorio argentino como no aptas para desarrollar actividades productivas, conforman un bloque único a pesar de provenir de diferentes partidos políticos.

Entre los impulsores del mismo, además del sector no justicialista del Frente de Todos, se encuentran, por ejemplo, Nicolás del Caño y Myriam Bregman (Frente de Izquierda y de los Trabajadores), Ximena García y Maximiliano Ferraro (UCR), Graciela Camaño (Identidad Bonaerense) y Enrique Estévez (Socialismo).