CASO NARCOTRAFICO AYUDANTE FISCAL Y POLICIAS : Todos a casa,prision domiciliaria con tobillera electronica

CASO NARCOTRAFICO AYUDANTE FISCAL Y POLICIAS :  Todos a casa,prision domiciliaria con tobillera electronica

Ocho investigados por el fiscal Patricio Sabadini fueron procesados por la jueza Niremperger y notificados de prisión preventiva y los mando a prisión domiciliaria y estarán monitoreados por sistema de tobilleras electrónicas, por lo que la jueza dio intervención al Patronato de Liberados. 

Los investigados por presuntos vínculos con el narcotráfico,luego de los allanamientos concretados en la causa que tiene al exayudante fiscal Ariel Peña, gendarmes y policías, como investigados por vínculos con bandas narcocriminales.

La acusación que afronta el exayudante fiscal antidrogas de Castelli y los siete restantes, es abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionarios públicos, extorsión, asociación ilícita e infracción a la ley 23.737.

Niremperger ordeno retener pasaportes y documentos a fin de no salir del país,ordena vigilancia electrónica, a fin de que cumplan arresto domiciliario, a través del "Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica" dependiente de la Dirección Nacional de Readaptación Social del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. A tal efecto, sus defensores técnicos deberán indicar el domicilio en el cual se cumplirá la medida, denunciar un número telefónico fijo instalado en la vivienda, e informar los datos personales de la persona que estará a cargo de cada uno de los detenidos y su teléfono de contacto. Se les trabó a Peña un embargo de dos millones de pesos y al resto, de un millón y medio.

El fiscal Patricio Sabadini durante la lectura de su acusación sacó a luz un nombre que en los últimos meses se convirtió en el fugitivo número del Chaco: se trata de Miguel Fernando González, apodado "Chupachichi", señalado como el supuesto asesino de José ‘Moneda‘ Barrios. El hombre fue ejecutado en la ciudad de Sáenz Peña y desde abril no se sabe nada de peligroso criminal.

Sabadini acusa a los cinco gendarmes (alférez Enzo Aguirre, sargento José Noguera, sargento Ricardo Boituzat, sargento Ariel Alejandro y sargento Patricia Giménez), junto con los efectivos de la Policía del Chaco (subcomisario Cristian Obregón, oficial principal Héctor "Pomelo" López, cabo primero Carlos Miño), miembros de la Policía Federal Argentina (inspector Héctor Gay y sargento Jorge Osika), de ser parte de una estructura criminal con el fin de retener droga de los allanamientos, y venderla en Castelli, Miraflores, Tres Isletas, Resistencia y Sáenz Peña, como también armar causas contra los posibles competidores, todos bajo las órdenes del presunto jefe de la organización, el ayudante fiscal Peña.

La banda habría operado desde mayo 2021 hasta septiembre de este año. El dato impactante revelado en la causa por Sabadini es que Peña, en mayo 2021, pidió a un "civil" que se contacte con el proveedor de sustancias apodado Chupachichi para que coordine una transacción.

Los gendarmes mencionados arriba ya conocian de esa operatoria porque Peña los puso al tanto a fin de que se lo detenga y se retenga la droga. Se apresó a Aldo Jeréz y se secuestraron 977 gramos de marihuana, pero en realidad era mayor la droga que transportaba Jeréz, pero se la habrían quedado los gendarmes, según el fiscal.