Viggo Mortensen,el actor que hasta los 11 años vivio en Chaco y su premio en San Sebastián

Viggo Mortensen,el actor que hasta los 11 años vivio en Chaco y su premio en San Sebastián

Con la música en directo de "El Señor de los Anillos" interpretada por un cuarteto de vientos y un video con felicitaciones -entre ellas las del cineasta David Cronenberg y el exfutbolista de San Lorenzo Alberto Acosta arrancó la ceremonia de entrega del Premio Donostia 2020 a Viggo Mortensen.
Agustín Díaz Yanes, quien lo dirigió en "Alatriste" (2006), fue el encargado de entregarle al actor estadounidense el galardón más prestigioso del Festival de Cine de San Sebastián en una gala con aforo restringido en el Palacio del Kursaal de esa ciudad donostiarra.

Enseguida, el capitán del equipo de fútbol local, la Real Sociedad Asier Illaramendi, le obsequió dos camisetas del equipo con su nombre estampado en la espalda, dada la conocida afición de Mortensen al fútbol.

Pero el fanatismo de Viggo Mortensen por ese deporte y su pasión por San Lorenzo (lo que hace un par de días lo llevó a pasearse por el Festival luciendo una remera donde celebraba la recuperación del predio del club en el barrio porteño de Boedo), hizo que se sumara a distancia el saludo del exatacante “Beto” Acosta con la promesa de otra camiseta azulgrana con su nombre.

"La Covid-19 nos ha jodido a todos y seguirá haciéndolo, pero, por otro lado, es un obstáculo más en nuestra existencia, siempre hemos vivido con incertidumbre y la incertidumbre es ley de vida y la vida es un regalo. Tenemos que seguir adelante acompañando a los que están solos y honrando a los que no están, haciendo lo mejor posible con lo que podemos imaginar", propuso el protagonista de "Capitán Fantástico" y “Todos tenemos un plan”.

Pocos saben de que hasta los 11 años Viggo Mortensen vivio en el Chaco,aca una anecdota de su vida en la Provincia “Cuando era muy chiquito viví en Buenos Aires, pero sobre todo en el Chaco. Mi padre, hombre de campo, nos llevaba a pescar y a cazar. Yo disparé por primera vez, con escopeta, a los cuatro años. Es uno de mis primeros recuerdos. Me llevó a cazar patos, no tuvo suerte, y cuando ya nos íbamos, creo que para divertirse un rato, me preguntó si quería matar un pato yo. Pasó la bandada, mi padre me ayudó a acomodar la escopeta sobre mi hombro, disparé y pum, cayó un pato muerto”, relató.