Un atentado de ISIS contra un templo sij en Kabul dejó 11 muertos

Un atentado de ISIS contra un templo sij en Kabul dejó 11 muertos

Al menos 11 personas murieron y unos 200 resultaron heridas durante un ataque terrorista contra un templo de culto sij en el área de Shorbazar de Kabul, informó el Ministerio del Interior afgano.

El ataque comenzó alrededor de las 7:45 hora local en PD1 de la ciudad de Kabul, indicó el Ministerio del Interior que aseguró que unas 80 personas, incluidas mujeres y niños, fueron rescatadas, reportó el canal de televisión local

Hombres armados y terroristas suicidas no identificados atacaron el complejo religioso sij en esta capital. Los sijs son una pequeña minoría religiosa en Afganistán, que cuenta con menos de 300 familias.

"Tres terroristas suicidas entraron en un dharamsala", dijo Narindra Singh Khalsa, miembro del Parlamento afgano que representa a la pequeña comunidad sij, refiriéndose a un área del santuario.

"Los atacantes se inmolaron cuando el dharamsala estaba lleno de fieles", agregó.

El ataque terminó después de casi seis horas y las fuerzas especiales y las tropas extranjeras estuvieron involucradas.

Por el momento, ningún grupo islámico ha reivindicado el asalto y el vocero de los talibanes ha negado cualquier responsabilidad sobre los hechos. En Afganistán, los sijs constituyen una minoría religiosa muy reducida, con apenas 300 familias. Según Narender Singh Khalsa, un diputado que representa a la minoría en el Parlamento, los terroristas querían provocar el mayor número posible de muertos, ya que a la hora del atentado el lugar de culto estaba repleto de fieles. 

Para los expertos, la violencia es una consecuencia de las tensiones que atraviesa la cima del poder, y que bloquean el país desde hace meses, tras el resultado en las urnas, que le otorgó la victoria al presidente saliente Ashraf Ghani. Su rival, Abdullah Abdullah, Chief executive del gobierno, reclama la victoria y está obstaculizando las tratativas de paz entre el gobierno de Kabul y los militantes talibanes, luego del histórico entendimiento logrado en Doha entre Estados Unidos y los fundamentalistas, y del inicio del retiro de las tropas estadounidenses.

Como prueba del clima incandescente entre las diplomacias, hace dos días, el secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, llegó a Kabul para una “visita urgente”, con el objetivo de recomponer la fractura entre los dos líderes y seguir las etapas para el camino de paz establecidas en Qatar. Pocas horas después, dejó la capital sin un acuerdo para superar la situación de parálisis. El resultado de ello fue evidente con el anuncio de ayer: el Departamento de Estado americano reducirá en un millardo de dólares las ayudas al gobierno afgano.