Irán admitió que derribó por "un error humano" el avión ucraniano con 176 pasajeros

Irán admitió que derribó por "un error humano" el avión ucraniano con 176 pasajeros

El avión Boeing 737 de Ukraine International que cayó el miércoles cerca de Teherán con 176 personas abordo fue derribado debido a un "error humano", informó la televisión estatal de Irán citando un comunicado de autoridades militares.

La aeronave fue confundida con un "blanco hostil" luego de que voló cerca de un sitio militar "vital" de las Guardias Revolucionarias en las afueras de la capital iraní, según la nota, por lo que fue derribado "involuntariamente", publicó este sábado la BBC.com.

Los militares iraníes estaban en el "nivel más elevado de alerta" por las recientes tensiones con Estados Unidos. "En condiciones así, y como resultado de un error humano y en forma involuntaria, un proyectil alcanzó el avión", según el comunicado del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el cual prometió llevar ante la justicia a los responsables.

"Las investigaciones continúan identificando y procesando esta gran tragedia y error imperdonable", dijo el presidente iraní Hassan Rouhani al lamentar esta "desastrosa equivocación".

El avión cayó la mañana del miércoles del 8 de enero poco después de despegar con rumbo a Kiev, la capital ucraniana, y con destino final a Toronto, Canadá. Todos los pasajeros y tripulantes murieron.

Irán había atribuido lo ocurrido inicialmente a un fallo en el avión, pero varias potencias occidentales aseguraron disponer de información de inteligencia que apuntaba a que había sido derribado por un misil iraní disparado por error.

Un video difundido por la prensa de EE.UU. parecía mostrar un misil lanzado en Teherán el cual explota al hacer contacto con un avión. Unos 10 segundos después, se escucha una fuerte explosión a nivel del terreno.

La caída de la aeronave se dio unas horas después de que el ejército iraní atacó dos bases de Estados Unidos en Irak, una medida contra el país norteamericano por la muerte del general iraní Qasem Soleimani, el 3 de enero.