Gran marcha para recordar los cinco años de la muerte del fiscal Alberto Nisman

Gran marcha para recordar los cinco años de la muerte del fiscal Alberto Nisman

Miles de personas se congregaron en la tarde de este sábado en la Plaza del Vaticano, en la Ciudad de Buenos Aires, y en otros lugares del pais y participar del acto convocado para homenajear al fallecido fiscal Alberto Nisman y reclamar justicia, al cumplirse el quinto aniversario de su muerte.

"No fue suicidio, fue magnicidio", se pudo escuchar entre la multitud. El acto se inicio con un minuto de silencio y, posteriormente, las se entonó el himno. 

Entre los presentes, se pudo ver a Sara Garfunkel, la madre del fiscal. Su ex esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado, no asistió para resguardar a sus hijas, según sus propias palabras.

También asistió el actor Luis Brandoni, quien reclamó que "no puede pasar lo mismo que con AMIA, tenemos que saber la verdad". Estuvieron presentes los legisladores Fernando Iglesias y Waldo Wolff.

Quienes no participaron fue la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), pero estuvieron la diputada por Cambiemos María Luján Rey y el ex secretario de Derechos Humanos de Macri, Claudio Avruj, quien dijo en declaraciones a la prensa que "necesitamos seguir abonando la democracia" y destacó que "este tipo de encuentros de la gente reclamando justicia, son muy importantes"

Pancartas, banderas argentinas y cánticos dirigidos a la vice presidenta se pudieron apreciar durante la ceremonia. "El espíritu de este acto está desprovisto de toda bandera política, por eso invitamos a todos los ciudadanos del país y el exterior a la lectura de este documento: Justicia Perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio".

El texto había sido adelantado a través de las redes sociales por la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. 

"Un hecho criminal de este tipo no puede ser interpretado fuera de contexto. Alberto Nisman anunció que iba a presentar pruebas contra la entonces presidenta de la Nación (Cristina Fernández de Kirchner) como principal encubridora de los responsables del atentado a la AMIA y, cuatro días después, apareció muerto", señala en unos de sus primeros párrafos el texto leído en la Plaza Vaticano

"Nadie en la Argentina puede darse el lujo de interpretar la muerte del fiscal Alberto Nisman según su ocasional conveniencia política o el cargo que circunstancialmente ocupe. Quien piense que el sillón de Rivadavia tiene el poder de hacer cambiar la verdad; quien crea que la verdad puede escribirse y cambiarse a conveniencia no es más que un aliado de la mentira y cómplice de los culpables", señala el documento.