Facebook está a punto de permitir que los usuarios tengan más control sobre las imágenes propias.

Facebook está a punto de permitir que los usuarios tengan más control sobre las imágenes propias.

Facebook está a punto de permitir que los usuarios tengan más control sobre las imágenes propias.

En una actualización de su plataforma de gestión de derechos, la compañía está empezando a trabajar con algunos partners para darles el poder de reclamar la propiedad sobre las imágenes y luego moderar en dónde esas imágenes se muestran a través de Facebook e Instagram.

El objetivo es habilitar eventualmente esta característica para todo el mundo, como ya lo hace con los derechos de música y video. La compañía no dio una línea de tiempo sobre cuándo espera abrir esto más ampliamente.

Facebook no reveló quiénes son sus socios, pero esto podría significar teóricamente que si una marca como National Geographic sube sus fotos al Administrador de Derechos de Facebook, podría entonces monitorear dónde aparecen, como por ejemplo, en las páginas de Instagram de otras marcas. A partir de ahí, la empresa podría optar por dejar que las imágenes se mantengan, emitir un "takedown", que elimina por completo el posteo infractor, o utilizar un bloqueo territorial, lo que significa que el post se mantiene pero no se puede ver en los territorios donde se aplican los derechos de autor de la empresa.

"Queremos asegurarnos de que entendemos muy, muy bien el caso de uso por parte de ese conjunto de socios de confianza antes de ampliarlo porque, como se puede imaginar, una herramienta como esta es muy sensible y muy poderosa, y queremos asegurarnos de que tenemos barandillas para garantizar que la gente pueda usarla de forma segura y adecuada", dijo Dave Axelgard, gerente de producto de experiencia de creador y editor en Facebook.

 

Para reclamar sus derechos de autor, el titular de los derechos de la imagen tiene que subir un archivo CSV al Administrador de Derechos de Facebook con todos los metadatos de la imagen. También debe especificar dónde se aplican los derechos de autor, pudiendo dejar fuera ciertos territorios. Una vez que el administrador verifica que los metadatos y la imagen coinciden, procesará la imagen y controlará dónde aparece. Si otra persona intenta reclamar la propiedad de la misma imagen, las dos partes pueden disputar el reclamo, y Facebook eventualmente la cederá a quien la haya presentado primero. Si luego quieren apelar esa decisión, pueden usar los formularios de reporte de IP de Facebook.

Esta actualización podría potencialmente cambiar la forma en que Instagram trabaja en la actualidad, con cuentas que a menudo comparten la misma imagen y sólo etiquetan al presunto titular de los derechos originales como crédito. Ahora esos titulares de derechos pueden obligar a la remoción de la publicación de manera inmediata. En última instancia, los creadores podrían terminar teniendo que invertir en su propia fotografía o creación de imágenes para evitar que los posteos sean retirados. Esto podría ser en última instancia lo que Instagram quiere: convertirse en un lugar donde se comparten solo imágenes originales. Esto será especialmente interesante en el caso de los memes.

Axelgard dijo que están comenzando con un pequeño grupo para "aprender más y averiguar la manera adecuada de abordar casos de uso específicos como los memes".

Parte de ese proceso de aprendizaje significa determinar cuánta edición puede sucederle a una imagen, como un meme, antes de que califique como una "coincidencia" con la imagen del titular de los derechos. Los memes, por supuesto, son editados constantemente, así que Facebook necesita determinar si dejará que la gente los elimine.

Los derechos de autor de Instagram han sido un problema durante años, y más recientemente, la compañía dijo que los sitios web necesitan el permiso de los fotógrafos para incrustar sus posteos. En el pasado, los paparazzi han demandado a las celebridades por subir sus fotos a sus propias cuentas también. Básicamente, los derechos de autor se desordenan, especialmente en Instagram, y el Administrador de Derechos podría agilizar las cosas mientras también transforma la plataforma.