El Ministro Daniel Arroyo dice que los chicos en Salta toman agua contaminada y por eso mueren por desnutrición

El Ministro Daniel Arroyo dice que los chicos en Salta toman agua contaminada y por eso mueren por desnutrición

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reconoció ayer que en Salta los chicos wichis mueren por desnutrición a causa del consumo de agua contaminada, desmintiendo así a la ministra de Salud provincial, quien afirmó que "no es de ahora" que fallezcan niños en esta época del año.

"El problema en esencia en Salta, en el norte de la provincia, es el agua: los chicos toman agua contaminada, de ahí tienen diarrea y de ahí viene la desnutrición", sentenció el ministro Arroyo.

En una entrevista,el ministro explicó que, además, es complicado el tema de la atención para estos chicos porque "están en parajes lejanos".

La ministra de Salud salteña, Josefina Medrano, además sostuvo que en relación al último niño muerto de la comunidad wichi, "en realidad su deceso fue por muerte súbita, no está relacionado con la desnutrición, ni con la etnia, ni con el agua, ni con ninguno de los factores que están concurriendo en el norte de la provincia".

“Hay 32 internados”

Más allá de los dichos de Medrano, a nivel Nación el ministro Arroyo contó que en este momento "hay 32 chicos internados" por problemas de nutrición, "gracias a un rastrillaje" que se hizo en la zona.

"Ahora se está haciendo un trabajo en conjunto con la provincia y el ejército está colaborando, llevando bidones de agua a las diferentes comunidades", completó Arroyo.



En tanto, el dirigente wichi Modesto Rojas aseguró ayer que existen más casos de desnutrición en los niños en Salta y denunció "abandono del Estado", al tiempo que reclamó una reunión de funcionarios provinciales y nacionales con los caciques para buscar soluciones.

"Hay un claro abandono del Estado desde hace años, el gobierno nacional y el provincial están ausentes, vienen pero no hay soluciones para las comunidades. Está faltando agua potable en las comunidades, pero también fuentes de trabajo y alimentos", remarcó Rojas. Además, aseguró que "la tarjeta alimentaria no va a ser la solución" al problema y pidió de manera urgente la asistencia de funcionarios provinciales y nacionales.

Tal como lo viene peticionando desde hace años, el dirigente originario habló de los desmontes. «Están arruinando a las comunidades» los desmontes generados por el sector agrícola. «Las fumigaciones nos están llenando de veneno, los chicos juegan ahí. Los grandes empresarios tiran los bidones de glifosato y la gente los usa para llenarlos de agua para su comunidad», testimonió Rojas.