Aumentaron los paros cardiorrespiratorios fuera de hospitales durante la cuarentena por coronavirus

Aumentaron los paros cardiorrespiratorios fuera de hospitales durante la cuarentena por coronavirus

El aumento de los paros cardiorrespiratorios prehospitalarios durante la pandemia, las lecciones aprendidas en materia de diagnóstico de afecciones cardíacas que pueden aplicarse a la detección del coronavirus y los estudios que deben indicarse a un paciente con enfermedad cardiovascular recuperado de Covid-19, para retomar la actividad física, fueron algunos de los temas tratados en la jornada inaugural del 46º Congreso Argentino de Cardiología que comenzó hoy.

"Cuando uno mira las estadísticas en otros países -que acá no tenemos aún- vemos que en marzo/abril se han incrementado los casos de paro cardiorrespiratorio prehospitalario", dijo el jefe de cardiología del Hospital Fernández, Simón Salzberg, durante la mesa de expertos sobre "Covid-19: ¿De dónde venimos y hacia dónde vamos?", una de las primeras del encuentro de tres días que organiza la Sociedad Argentina de Cardiología.

Estos estudios coinciden en demostrar "una mayor mortalidad, menor sobrevida y retorno de la circulación espontánea" como consecuencia de estos episodios prehospitalarios; ya sea en la calle, el hogar "o en la guardia del hospital, porque no conocemos (aún) a ese paciente".

Estos resultados se explican "en parte por el Covid" propiamente dicho, "pero también con el confinamiento" preventivo y obligatorio, afirmá Salzberg.

"Si bien el Covid puede hacer más paros prehospitalarios por inflamación o arritmias, el gran problema fue el temor a concurrir a la consulta y una mayor demora en la respuesta (a la emergencia), en el tiempo que se tarda en llegar a la víctima", dijo.

Salzberg contó que estos pacientes deben ser pensados por el personal de emergencia como "reversibles", pero también como Covid positivos, por lo cual no se puede "hacer respiración boca a boca y está desaconsejada la ventilación con bolsa-válvula-máscara, por el tema de la aerolización".

En cambio, se indican "las compresiones torácicas" y el uso de desfibriladores manuales.

Por su parte, el jefe de cardiología del Hospital El Cruce de Florencio Varela, Carlos Tajer, recordó que durante el 2020 "tuvimos una reducción muy marcada de las prestaciones", con una "caída del 40% en las internaciones por infarto e insuficiencia cardíaca" en relación con las estadísticas promedio de 2010-2019 para establecimientos públicos y privados.

"Uno supone que toda esa demanda asistencial no atendida (durante los primeros meses de la cuarentena) tuvo consecuencias en la morbimortalidad (por afecciones cardíacas)", agregó.

El especialista pronosticó que "en los próximos meses" se presentará un incremento de las prestaciones cardiovasculares detenidas", coincidente con una "reducción de los casos de Covid".

"Y después de estos meses de alivio, nos vamos a enfrentar a la capacidad de nuestro sistema para prevenir una segunda ola, tenemos que pensar políticas para proteger la práctica cardiovascular en ese período", agregó.

En tanto, el jefe del Instituto de Medicina Cardiovascular del Hospital Italiano de Buenos Aires, Arturo Cagide, explicó cómo la experiencia con falsos negativos en el diagnóstico del síndrome coronario agudo en la guardia a partir de un biomarcador como la troponina, sirvió para ajustar criterios diagnósticos en materia de Covid 19.

"Allá, por abril, los falsos negativos en hisopado para Covid eran el 30%. Ahí, lo que había que hacer era calcular la probabilidad de que el test fuera falsamente negativo", dijo.

Y agregó que esto no depende sólo de la calidad del test y de eventuales fallas en la toma de la muestra, sino "de la prevalencia", del nivel de "circulación del virus en cada momento y en ese lugar para el Covid" o "de los antecedentes y factores de riesgo cuando la discusión era sobre el dolor torácico" y se quería descartar un infarto.

"Como en la medida que aumentaba la prevalencia, se elevaba la tasa de falsos negativos, en valores absolutos y porcentuales; comenzamos a testear sistemáticamente a todos los pacientes que ingresaban a la unidad coronaria y no sólo los sospechosos", contó.

"Nuevamente comparándolo con el dolor torácico, pensamos '¿bueno, qué hicimos allí? Simplemente se bajó el punto de corte del criterio de troponina para diagnosticar el dolor torácico", contó.

"Y para el caso del Covid decidimos que íbamos a testear no solo en el ingreso, sino cada 3 ó 4 días durante toda la intervención. Eso nos permitió tener mayor seguridad y cuatro pacientes que fueron originalmente negativos, tuvieron un re testeo positivo", agregó.

A su turno la jefa de cardiología del Hospital Argerich, Lucía Kazelian, explicó que la Sociedad Argentina de Cardiología y la Federación Argentina de Cardiología realizaron el "primer registro argentino de complicaciones cardiovasculares del Covid", con datos de 2.700 pacientes mayores de 18 años con diagnóstico confirmado de coronavirus que requirieron internación en 49 hospitales de 11 provincias, hasta el 31 de octubre.

"El objetivo era estudiar los factores de riesgo cardiovasculares que tenían, cómo influían en el pronóstico y las complicaciones cardiológicas del Covid y cuál era el pronóstico. Estamos analizando los datos para tener resultados finales", dijo.

Respecto a la vuelta a la actividad física de pacientes con afecciones cardiovasculares, Salzberg apuntó la necesidad de controles previos "aunque haya transitado la enfermedad con síntomas leves o moderados. Básicamente electrocardiograma, ecocardiograma y, en algunos casos, una resonancia magnética nuclear".

De la mesa participaron también el jefe de terapia intensiva cardiovascular del Hospital Johns Hopkins de Maryland, Oscar Cingolani; el director del departamento de Cardiología del Westchester Medical Center de Nueva York, Julio Panza; y el presidente del Comité Organizador del Congreso, José Luis Navarro Estrada.